domingo, 23 de diciembre de 2012

Claroscuro de la Guerra de Chiapas

Ejército Mexicano tuvo la aprobación presidencial para constituir equipos militares a cargo de promocionar grupos armados (paramilitares) en las áreas de conflicto de Chiapas. La intención fue “ayudar” al personal indígena local en la resistencia al Ejército de Liberación Nacional Zapatista (EZLN).

Esa grave acusación -asentada en un documento clasificado como “secreto” de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA por sus siglas en inglés), que ha sido desclasificado- involucra al gobierno del ex presidente Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000) y tendrá que ser aclarada y los responsables políticos, juzgados.
El cable-documento que lleva por título “Military involvement with Chiapas paramilitary groups” o “Participación de los militares con los grupos paramilitares en Chiapas” va calzada de la clave MRN: 5042341, ICNbr: TED8258 y fue despachado “de rutina” a las 09:01:55 AM del 5 de mayo de 1999, cuando se cumplían 137 años del ataque y defensa del Fuerte de Loreto y del Fuerte de Guadalupe, durante la invasión francesa de México que tuvo lugar en Puebla. En el documento se revela abiertamente la participación castrense en esa especie de “asesoría” militar.


Durante los actos de la masacre de diciembre de 1997, los oficiales de inteligencia del Ejército estuvieron involucrados en "cubrir" a esos grupos armados (paramilitares) en las montañas de los altos, en Chiapas, reza el informe.

En el verano de 1994, el Ejército creó equipos de personas especializados para recoger información de las comunidades indígenas, principalmente en Los Altos y Las Cañadas, pero con la intención de tener otras unidades similares operando en áreas del entorno de las comunidades zapatistas en Chiapas.

Estos grupos estuvieron compuestos principalmente de jóvenes oficiales en el rango de primer y segundo capitán, así como sargentos seleccionados que hablaban el dialecto regional.

El equipo Humint (inteligencia humana especializada) estaba compuesto de 3 a 4 personas, quienes fueron asignados para cubrir comunidades seleccionadas por un periodo de tres meses.

Después de esos 3 meses, los oficiales miembros del equipo fueron rotados a otra diferente comunidad en Chiapas. La preocupación por la seguridad y recaudo de los equipos fueron razones primordiales para la rotación cada 3 meses.

Con el fin de obtener el apoyo de las comunidades locales y recolectar información de inteligencia, el equipo Humint (human intelligence humint) del Ejército ayudó a los grupos armados con el entrenamiento y les dio protección contra la detención por parte de los organismos encargados de la aplicación de la ley y unidades militares que patrullaban la región.

Los reportes de la prensa sobre la masacre de Acteal incrementó la atención pública hacia la ayuda que el Ejército brindó a los grupos armados, pero sin embargo, ninguno de sus miembros fue encontrado directamente culpable, ni tampoco la existencia del equipo Humint fue revelado.

Adicionalmente, mientras la práctica de ayuda directa a los grupos armados fue reducida, los equipos Humint del Ejército continuaron operando en las áreas de conflicto de Chiapas.

El equipo también continuó confiando en la ayuda de los grupos armados para proveer al Ejército Mexicano de información sobre los simpatizantes del EZLN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario